Usted está aquí:
Descubre Guerrero... > Enamórate tres veces: Acapulco, Taxco e Ixtapa Zihuatanejo

Enamórate tres veces: Acapulco, Taxco e Ixtapa Zihuatanejo

Lunes 27 de abril de 2015

Guerrero cuenta muchos atractivos, alguno de ellos son los bellos atardeceres, de esos que difícilmente pueden encontrarse en otros sitios del mundo. Dicha combinación de luz, que disuelve cálidamente matices que van desde el amarillo hasta el violeta, es la que convoca a los novios de todas partes de México y del extranjero a realizar su boda en el Estado.


Sobresalen tres locaciones guerrerenses convertidas en singulares escenarios para bodas: Acapulco, Ixtapa Zihuatanejo y Taxco, que en conjunto forman el Triángulo del Sol y en donde los sueños de cualquier pareja de enamorados se vuelve realidad.


Cada uno de estos tres destinos turísticos se cuenta con la mejor infraestructura para organizar toda clase de ceremonias, desde las más románticas y tradicionales, hasta las bodas temáticas, únicas y personalizadas, que los novios dejan en manos de profesionales organizadores de bodas el diseño de cualquier caprichoso detalle o requerimiento.


Los escenarios naturales de la Perla del Pacífico son insuperables y los hay para todos los gustos: Playas tranquilas, marinas, jardines y salones que dan cabida a montajes con capacidad para atender desde 50 hasta mil personas o más, según sea el caso.


No podemos olvidar la exquisita gastronomía con los productos de mar y tierra de la región. En cada uno de estos tres destinos turísticos existen restaurantes de comida típica y de corte internacional, y que llegan a ser el escenario perfecto para una pedida de mano, un coctel de pre-boda o la fiesta de despedida de solteros con los amigos.


En el Triángulo del Sol todos los sueños, las expectativas y las ilusiones de los novios serán concedidos. El vestido, el velo, el tocado, los zapatos, las flores… Los centros de mesa, el banquete, los postres, los recuerdos, la música… Los invitados, los padrinos, las damas, el fotógrafo, la ceremonia religiosa, la civil, los anillos… En playa, en ciudad, en hotel, en salón, al aire libre, bajo el agua… La luna de miel… ¿Cuántos detalles por definir? Y ninguno de ellos debe escapar de la mente de los novios para el que será su gran día, el de su boda. Una sola omisión podría trastocar todo la organización del evento.


Para lograrlo, una buena agenda no estaría mal, pero contar con un wedding planner estaría mejor, porque estos expertos cuidarán hasta el más mínimo detalle de la organización de tan especial fecha, porque ayudarán desde la búsqueda del lugar ideal, hasta con la sincronización del primer baile como esposos con los fuegos pirotécnicos.


Ellos ayudarán también con la decisión de la mejor hora para realizar la ceremonia de acuerdo con la época del año en que la pareja decida casarse, si es necesario incluir velas o iluminación de colores, si de acuerdo con el vestido de novia es mejor caminar por la arena o sobre tapetes, en caso de ser en la playa. O mejor, llegar en una pequeña, pero lujosa embarcación al lugar donde ya espera el novio. Todos los sueños de una novia se hacen realidad si la boda está bien planeada.


Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco (Triángulo del sol) cuentan con destacados organizadores de bodas y también con lugares de ensueño para el día en que la pareja decida pronunciar: ¡Sí, quiero!


En Ixtapa-Zihuatanejo y Acapulco obviamente los lugares más deseados para una boda son los de playa. En la hermosa ciudad colonial de Taxco, destaca su majestuosa iglesia y sus salones en sitios históricos. No en vano, para estos destinos turísticos, el tema bodas es generador de empleos permanentes y temporales, lo que conlleva derrama económica y bienestar para numerosas familias.


Las bodas, un maratón que parece no tener fin y la mayor de las proezas al intentar hilvanar cada uno de los detalles, sin olvidar la tradición de: algo nuevo, viejo, prestado y azul, sólo con la única finalidad de hacer ese momento inolvidable.


Casarse en alguno de estos tres destinos turísticos será una boda magnifica e inigualable, los novios e invitadores quedaran sorprendidos de las bellezas naturales que ofrece Guerrero.


Hablaremos un poco de los accesorios de la novia, como el ramo al igual que el vestido, es lo que más tiempo lleva decidir, porque la decisión de qué flores conformarán el bouquet se desprenderá la decoración floral de la ceremonia religiosa y de la recepción. Las novias escogen las flores de su preferencia, entre las que se encuentran las rosas con tonos que van del blanco al melón o té verde, jazmines, lirios, orquídeas y tulipanes, que además aportarán fragancia a las manos en tan especial día. El ramo puede ser el clásico redondo; con caída, ideales para novias muy altas, o minimalistas, en el que cobran importancia los tallos y el acompañamiento de verdes.


Otra recomendación es tomar en cuenta la temporada del año, porque “recordemos que encontraremos flores y colores sólo en ciertos meses; otro factor es la temperatura para no terminar el día con un ramo marchito y apagado”. Para el gran día, no hay reglas preestablecidas para la elección de flores y, de hecho, hay novias vanguardistas que utilizan las combinaciones más brillantes y coloridas, pero lo cierto es que siempre eligen las de su preferencia y las que mayor significado tienen para ellas.


Lugares para Luna de Miel


Acapulco


Desde principios del siglo XX, la bahía de Acapulco y sus coloridos atardeceres han mejores locaciones del país para pasar su luna de miel. Llega a tal grado su reputación que por décadas no había pareja de recién casados que no planeara pasar esos memorables días en este puerto. Poco después, se hicieron célebres las bodas en la playa, al punto de que no pasa un fin de semana en el que no se celebren menos de 10 ceremonias en diferentes lugares, por lo que es recomendable apartar un lugar hasta con 6 meses de anticipación.


Por ello, Acapulco siempre será Acapulco, la bahía más legendaria de México, la de los románticos atardeceres y tranquila playa, deliciosa gastronomía típica y el escenario perfecto para bodas y lunas de miel.


Ixtapa Zihuatanejo


Hacia el suroeste, en la Costa Grande de Guerrero, puede encontrarse todo lo necesario para satisfacer cualquier exigencia, el balance perfecto entre diversión, descanso, lujo y comodidad. Ixtapa- Zihuatanejo es ese lugar armoniosamente equilibrado para poder pasar los mejores momentos de la vida.


Actualmente es considerado uno de los destinos turísticos más favorecidos y obligados dentro de la República Mexicana, ya que combina los pequeños detalles característicos del México tradicional, con las más nuevas vanguardias turísticas a nivel internacional. Para que algo sea perfecto, debe contener al menos un par de aspectos diferentes, pero complementarios entre sí. Así es como Ixtapa, con su animada vida nocturna, complejos turísticos, spas, campos de golf y centros comerciales, se conjunta maravillosamente con la población rural del pueblo tropical costero de Zihuatanejo, cuyo estilo bohemio y romántico que se remonta a la época precolombina, cuando era el hogar privilegiado de la nobleza maya.


Es fascinante poder encontrarse con algunas de las playas mexicanas más emblemáticas y reconocidas, mismas que ofrecen una amplia gama de actividades emocionantes como el surfing, la pesca deportiva, el windsurf, el snorkel, para después disfrutar de las delicias culinarias características y un cordial servicio de altísima calidad en cualquier lugar que se visite.


Por sus ensoñadores atardeceres, su espléndido clima, su playa limpia y su infraestructura atendida con calidez por los profesionales a cargo, hacen de este destino el ideal para una boda o luna de miel llenas de buen gusto e intimidad. Un lugar definitivo para encender la chispa del amor en medio de la experiencia del Paraíso, donde sólo tiene por compañía el sonido de las olas, el susurro de la brisa marina y los rayos del sol bronceando la piel de los amantes felices.


Taxco


Por su gran tradición y antigua historia han colocado a la ciudad de Taxco de Alarcón como uno de los destinos predilectos tanto de Guerrero, como de México. Cuenta con amplia variedad de atracciones turísticas entre las que destacan las grutas de Cacahuamilpa; la Iglesia de la Santísima Trinidad; el Museo Guillermo Spratling; la ex-hacienda del Chorrillo, propiedad del que fuera Hijo de Hernán Cortés, además de sus principales plazas, donde se manifiestan sus más emblemáticas características culturales.


Con su clima promedio anual de 19° C, Taxco fue elprimer centro minero en toda América desde la época virreinal, por lo que con el paso de los años se fue haciendo popular gracias a sus artesanos orfebres. Pero no son sólo los objetos de plata lo que atrae de este Pueblo Mágico, sino que gracias a la antigüedad de su fundación, tiene diversas edificaciones de estilo barroco y calles empedradas que guardan infinitas historias. Entre sus inmuebles más preciados se encuentra el Templo de Santa Prisca, iglesia de más de 250 años, de estilo churrigueresco, ideal para llevar a cabo ceremonias religiosas, ya que alberga hermosos retablos dorados y pinturas al fresco de Don Miguel Cabrera en su interior, así como un repujado en madera forrada con papel de oro.


Posee además una capilla decorada con azulejos de talavera y dos torres idénticas que dan la bienvenida a esta Ciudad Luz. Debido a que se trata de una localidad en las alturas, no cuenta con playa, pero sí con algunos elementos que bien compensan esta falta, como la Cascada de Cacalotenango, a sólo 20 minutos de la ciudad, o el Cristo Panorámico asentado en el Cerro del Atache a mil 755 metros y por supuesto el teleférico, desde donde se puede apreciar una majestuosa vista desde las alturas de la ciudad entera.


La gastronomía es imprescindible, puesto que son ya tradicionales las formas de preparar los famosos jumiles, pequeños insectos que se comen vivos en salsa o en combinación con las nuevas tendencias culinarias, acompañados de la bebida tradicional “Berta”, preparada con tequila, miel casera, limón, agua mineral y hielo picado. Así es como Taxco se convierte en una excelente opción para organizar una Boda, porque no sólo es un bello pueblo lleno de historia, también sobresale gracias a sus tradiciones, artesanías y joyería, pero sobre todo, por la calidez de su gente. Como decía Sinatra: “El amanecer en Taxco nos trae paz a mi amor y a mí”.